Archivo de la etiqueta: Reflexiones de martes

Marea roja

Estándar

Era casi inevitable escribir una entrada en relación con lo que ha ocurrido en nuestra querida España desde que el domingo 11 de julio de 2010 Andrés Iniesta le diera la victoria a la selección española de fúltbol en el Mundial de Suráfrica. Ante todo ENHORABUENA Y FELICIDADES. Un trabajo de equipo recompensado con una bonita copa de oro y festejos muy merecidos.

   Sin embargo como estamos en la sección de Tiempos de Crisis creo que la marea roja ha rebasado los límites de la sensatez. Y lo digo, muy prudentemente. Estamos de acuerdo en que hay que celebrarlo y permitir a los cientos de miles de aficionados al fútbol sus minutos de gloria. En este caso han sido horas y horas interminables de celebraciones. En un sistema en el que cada vez nos preparan y nos forman para el control de las emociones, la marea roja ha servido de marca de éxito para todo lo contrario.

   Emociones a flor de piel, gargantas con afonías que tardarán días en recuperarse, despilfarros en materia de seguridad ciudadana para contener la marea y un despligue frenético de medios de comunicación. En fin, que digo yo, que es un triunfo de nuestra selección nacional en una competición del mundo mundial. Pero la verdad tuve la sensación de que nos habían subido el sueldo a todos los ciudadanos y de que el gobierno y la oposición habían decidido irse de vacaciones permanentes para garantizarnos la salida de la crisis. Pues no fue así.

   Para entender lo que ha pasado he recurrido a la sabiduría de la Lengua. Y he buscado en la wikipedia que es ese término tan histórico y tan influyente de “marea roja”. Y efectivamente he encontrado una defición que me encaja en las sensaciones que he tenido a lo largo de las últimas horas, y sobre todo, cuando el equipo español le pegaba al balón en las diferentes “batallas” por tierras africanas.

   Marea Roja es una excesiva proliferación de microalgas en los estuarios o en el mar que se produce a consecuencia de una elevada concentración de algas de diferentes tipos que producen una coloración roja y una concentración elevada de tóxinas, en la mayoría de los casos pejudicial para  las espacies vegetales y animales que habitan en el agua. Se sabe que las tóxinas más importantes encontradas en las algas de las zonas de marea roja son amnésicas, paralizantes y gástricas.

   Después de ver esta definición entiendo un poco más lo que ha ocurrido. La poblacion en general sufre un estado de amnesia en el que ni siquiera recuerda lo que ha pasado y menos aún lo que ha protagonizado. Tampoco sabe que hacer porque todo el mundo hace lo mismo y actúa y piensa por contagio. Los más afectados por la marea roja suelen tener problemas internos más serios de los que se ven de forma aparente.

Lo que me consuela ahora es saber que al igual que ha venido esta marea roja, todos los implicados en la superconcentración de algas buscarán nuevos territorios para nuevas concentraciones marinas. Y como la información es poder, espero que aprendamos a manejar situaciones similares para contener este desbordamiento de las situaciones.

 

Recortes salariales del 7 por ciento

Estándar

Estoy hasta las pestañas de que me quieran tomar el pelo. Estoy cansada de escuchar tonterías un día detrás de otro. Estoy más que harta de tomaduras de pelo del gobierno, de la oposición, de los políticos, de los sindicatos y de los trabajadores. Incluso, a veces creo, que estoy hasta un poco harta de mirarme en el espejo y ver como todos los agentes citados anteriormente, me están sorbiendo la “sesera” y conviritiendo en una especie de clon.

   ¿Cómo un sindicato puede negociar con una empresa – que sigue dando beneficios – un recorte salarial del 7 por ciento? ¿Cómo los trabajadores podemos aceptar esa miserable medida? ¿Es todo en solidaridad por el bien común? Yo digo que estoy hasta las pestañas por ser recatada y no escupir a la cara de quien propone estas medidas. Mi madre y  mi padre me enseñaron a ser respetuosa, ser tolerante, pero es que algunas propuestas mee sacan de mis casillas.

   Es como si alguien me pidiera cortarme un brazo en solidaridad con las víctimas del terremoto de Haití. Y pido perdón por la comparación porque bastante mal lo están pasado estas personas. Pero es que me estoy cansando de que “chuleen” siempre a los mismos. A la base del sistema productivo, a la base de aquellos que levantan un país. Hace mucho que no veo a un superdirectivo morder el polvo con su superbolígrafo y su super blackberry. Y es que las superdecisiones que nos han llevado hasta donde estamos valen millones de euros.

   Pero como tienen la poca verguenza de ser tan “justos”. Proponer recortes para evitar despidos. Proponen recortes sobre sueldos de 1200/1500 euros con hipotecas de más de 500/800 euros y con hijos, luz, teléfono y gas a su cargo. Por no decir que hay que comer de cuando en cuando. Sin embargo, autorizan horas extras porque está pactado en los expedientes de regulación de empleo o en los convenios, al igual, que los coches y pisos en alquiler que tienen los directivos porque lo contempla su salario. Señor, como tienen la poca verguenza de ser tan “justos” y someter al mismo recorte de salario, el 7 por ciento, a salarios de miles de euros.

   Muchos dicen que el sistema está corrupto. Nunca como hoy estoy tan de acuerdo con esta afirmación. Estoy convencida de que en un tiempo no muy lejano los gusanos les comerán sus vísceras. Y la SGAE nos cobrará por cantar en la ducha.

 

Podrías ser tú

Estándar

El otro día conocí a una mujer fuerte, con ganas de hacer cosas nuevas y de encerrar situaciones del pasado que únicamente le instalan en la memoria dolor, frustración e impotencia. Me habló de una Asociación que lleva trabajando en Segovia, España, hace unos cuantos meses ( si no recuerdo mal, desde el verano del año 2008).

Han sido meses de escalada sin descanso y contra un sin fin de obstáculos. Esta mujer tenía la sensación de llegar a su campamento base con la sensación de vacío y muchas veces de miedo, a veces por ella y en otras ocasiones por otras amigas o conocidas que eran “amenazadas de muerte” por gente descerebrada y con una gran dosis de brutalidad tanto física como psicólogica. Muchas han sido maltratadas y otras conviven con su verdugo. 

No conozco sus historia al detalles ni tampoco he indagado que sentencias o qué condenas recaen sobre la otra parte, que en un principio ha sido la denunciada, lo único que he dibujado en mi mente al hablar con ella, es la sensación de miedo. Esta sensación de miedo se me ha quedado atascada en la garganta y aunque he vomitado varias veces sigue revolviéndose en mi estómago.

Desde aquí sólo puedo brindar mi apoyo a estas mujeres que hacen de la vida algo que merece ser vivido y explorado. Mi más profundo respeto por todas esas  mujeres y, por supuesto, hombres cuyos derechos son sometidos a violaciones continuas en nombre del amor y del desamor.  

Sabiduría latina

Estándar

Recuerdo dos voces unidas por una gran canción que me dejan la misma sensación de dar gracias a la vida. Dos timbres que se mecen en un gran concierto y que llenan los espíritus de todos aquellos que estuvieron y siguen estando dispuestos a escuchar. Hoy traigo a Mercedes Sosa a mi pequeño espacio. Casi todos coindidieron en llamar a Mercedes, La Voz de Latinoamérica.

   Recuerdo a esta mujer alzada en una montaña dando las gracias a la vida y al abecedario. Por aquel entonces yo era pequeña y me llamó la atención una canción en la que se daba gracias a las letras con los problemas que yo tenía con la profesora de Lengua. Hoy cuando escribo resuena en mi cabeza esa pequeña y simple frase, gracias a la vida que me ha dado tanto.

   Los grandes medios ya han hablado de esta mujer, de su vida, de sus pensamientos, de sus letras, de su sentir, de su exilio, de su regreso y sobre todo, de su prosa combativa que le alejó durante años de su país de origen, Argentina. Han hablado de la Señora de la Canción Latinoamericana pero creo que bastante poco y, que yo sepa, nadie ha dedicado un especial a esas voces latinoamericanas que sonaron y sintieron en una época muy compleja. Quizás recordar se nos haga muy cuesta arriba en época de crisis.

   Hoy recupero unas palabras publicadas en The Washington Post. Para mí son simplemente el retrato exacto de la cantante argentina Mercedes Sosa.

“La música no puede resolver los problemas. Los seres humanos tienen para resolver sus propios problemas. Pero la música puede consolar personas que sufren y tal vez pueda inspirar a la gente para tratar de resolver sus problemas. Los cantantes tienen que cantar lo que ellos creen para permanecer fieles a sí mismos. Yo creo en estas canciones, así que las tengo que seguir cantando”

Indagando por la red

Estándar

geometría emocional

 A veces la red depara cosas sorprendentes y gratas. Hoy indagando me he encontrado con un nuevo canal de televisión de divulgación científica, esto de por sí ya es algo sorprendente porque en este país, supongo que en otros también ocurrirá algo similar, este tipo de información “vende” muy poquito.  También me ha sorprendido gratamente que al frente de este nuevo canal se haya colocado una mujer, Graziella Almendral. Digo se haya colocado y no hayan colocado porque la idea es de Graziella Almendral, un sueño gestado a lo largo de años y que dió sus primeros pasos allá por 2005 con indaganda.com. A su lado me imagino que marchará un equipo de gente a la que “la tele clásica y generalista” no le ha podido quitar sus genes de creatividad y de independencia.

Me alegro por la directora de indagando tv y por su gente. De momento mi paso por su nuevo canal me ha dejado un sabor agridulce, videos imposibles de ver de una vez, informaciones varias de presentación de los canales y pocos gastos en su puesta en escena. Es la primera etapa de emisiones y todo está dentro de la normalidad. Me falta quizás un buen archivo que recoga el buen trabajo realizado en la etapa anterior de indaganda y una mayor definición del los formatos que van a utilizar para difundir sus contenidos informativos. Ya se sabe en es del periodismo lo queremos todo para ayer y algunas cosas necesitan un poco más de tiempo y de rodaje.

 Yo de momento seguiré indagando por la red y buscando más historias que compartir.

 

 

Un buen hombre

Estándar

   Rosa, naranja, verde limón, azul y blanco, sobre todo blanco. Son los colores de la despedida a un buen hombre, Vicente Ferrer. Los que fueron a rendirle homenaje hablaban en medio de un susurro de miles de voces que querían decir adiós a su maestro. Vicente Ferrer era uno más de la comunidad y día tras día luchaba por hacer realidad su mayor deseo, ayudar a los demás. Gracias a los más pobres de la India y gracias a un gran equipo de colaboradores Vicente Ferrer se convirtió en un hombre de acero aunque por lo poco que se de él creo que en sus venas ya corrían metales preciosos. Tenía claro lo que había que hacer y lo hizo. 

   A pesar de su aspecto frágil y de su tono de voz que desde la distancia invitaba a la meditación consiguió  formar un ejército de seguidores incondicionales y leales a su particular “revolución silenciosa”. Dicen que dijo que ” vine a la India para bautizar pero ví que no tenían agua y me dediqué a hacer pozos para ellos”. Creo que ha sido una de las mejores cuñas publicitarias que he escuchado en los últimos años.

Descansa en paz.

Elegir entre lo malo y lo peor

Estándar

   Esta frase me suena y le pondría el copyright Made in Spain pero por lo visto también tiene un copy iraní. Lo digo porque el otro día tuve la suerte de presenciar un debate de jóvenes y otros menos jóvenes en farsí. Me enteré sólo de lo que una amiga gentilmente me iba traduciendo. Me interesan los debates políticos sean del signo que sean, y la verdad que de Irán, o como dice el nuevo presidente de los Estados Unidos, Barak Obama , de la República Islámica de Irán conozco más bien poco y lo poco que conozco, nos llega de la visión globalizada que nos brindan los medios occidentales.

   A lo que iba, el grupo de iraníes debatía sobre lo que aquí llamamos “pucherazo”, o dicho diplomáticamente, de las “posibles irregularidades en la jornada electoral”. Estaban un poco alterados por la victoria del actual presidente Ahmadineyad sobre el que se suponía que iba a ganar en las elecciones, Musavi. Mi amiga, con pañuelo incluído, me dijo: es que tenemos que elegir entre lo malo y lo peor. En este caso lo malo se empareja con Musavi y lo peor con Ahmadineyad, o al menos eso es lo que creí entender, pero ya digo, el farsí es una lengua que no domino demasiado.

   La verdad es que me dejó pensando un buen rato y de hecho sigo dándole vueltas al asunto. Si es “malo” ¿por qué a Musavi se le viste en Occidente con la túnica del reformismo? Quizás con los ojos de un iraní que sigue siendo iraní aunque viva fuera de su tierra pudiera ser cierto pero con los ojos de aquellos que vivimos en países acostumbrados a los sistemas democráticos me extraña bastante que se hable de “reformismo”. A lo mejor, nosotros los occidentales también vivimos en una especie de “espejismo democrático” en el que también tengamos que elegir entre lo malo y lo peor.

   Hace poco lo hicimos, en las elecciones al Parlamento Europeo y ¿cuál fue el resultado? El anuncio de que en España podríamos alcanzar la cifra de cinco millones de parados, nueva subida de impuestos, una inflación superior al 8 por ciento, más EREs, préstamos multimillonarios a clubes de fútbol mientras que a los curritos que tenemos una cuenta a plazo nos recortan el interés a menos de un uno por ciento, la aclamación popular de políticos implicados en tramas de corrupción, etc, etc, etc.