El poder del cambio

Estándar

Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,

sólo es posible avanzar cuando se mira lejos

 Ortega y Gasset

   Esta reflexión sí que es un paso hacia adelante y no “los culebrones informativos” y de “mercadeo” con los que hoy se me han atragantado la comida y la cena. Vemos la realidad para analizarla y cambiar, no para bañarnos en sus miserias. Las miserias para los miserables…Estoy cansada de ver como día tras día nos manipulan desde los grandes medios, tanto amigos como enemigos. Estamos mal, estamos en crisis, y aquí nadie mueve ficha. Se espantan las instituciones, se escandalizan los sindicatos, se indignan sus señorías, se mosquean los pacíficos y seguimos dando vueltas y vueltas.

   El sistema patalea por mantenerse a flote y las voces de los expertos nutren aún más las miserias. Insisten en salvar lo insalvable, lo caduco, lo viejo. Insisten en darnos antibioticos para las bacterias miserable que genera el propio sistema. Y espero, que las personas que sufren y paceden diá tras día los excesos de unos pocos que hicieron fortuna se den cuenta, nos demos cuenta, de que les están vendiendo las mismas mentiras justo desde el lado opuesto. Llorad malditos, llorad por el sistema. Cederéis a la presión, volveréis a reclamar nuestra inestimable ayuda y caridad.

   Quiero expresar que el sistema lo corrompe todo,  no encuentra límites, engulle todas las piezas autocreadas para resurgir más fuerte, y los más débiles son su bocado favorito. Es necesario y urgente que paremos en algún momento y observemos el juego terrible que se ha puesto en marcha cuyo objetivo principal es anular el pensamiento critico y creativo. Estamos mal pero somos capaces de remontar. Se tendrá que hacer de forma individual o en grupo, pero no podemos permitir el bombardeo de ideas fáciles, tóxicas e indecentes. Nos obligan a pensar en el fracaso, en la decepción, en un túnel sin salida. Y no es así.

   Hay que juzgar a los que hicieron y siguen haciendo fortuna con nuestros sueños y también, asumir los errores que como individuos y como sociedad hemos cometido dando asistencia personalizada a los corruptos. Y todos tenemos, de alguna manera o de otra, parte de responsabilidad.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s